Marzo 18, 2019

La Carta de Intenciones, un documento clave en las operaciones de compra-venta de una de una empresa o activo/s.

Cúales son sus principales funciones, que puntos debe plasmar, y por qué es conveniente formalizarla al inicio de un proceso de negociación entre comprador y del vendedor.

Una Carta de Intenciones -Letter of intent en inglés- es un documento en el que ambas partes de una negociación declaran su compromiso, intención, deseo y oferta de comenzar o continuar una negociación que tenga por objetivo final un acuerdo definitivo de compra o venta de una empresa.

 

La Carta de Intenciones debe:

o    Plasmar los eventuales pactos alcanzados hasta la fecha.
o    Establecer el marco del que deberá partir la negociación futura.
o    Delimitar los puntos sobre los que se deberá alcanzar un acuerdo satisfactorio.
o    Adelantar una cifra aproximada del precio a pagar por el comprador por las acciones o los activos del vendedor.
o    Establecer reglas obligatorias de carácter temporal con objeto de ordenar el proceso de negociación futura, punto necesario y vinculante cuando las negociaciones son prolongadas, complejas o es aconsejable ser cautos ante un riesgo de fracaso.
o    Contener manifestaciones de parte del oferente y declaraciones o compromisos, incluso con eficacia vinculante que deben asumir ambas partes.

 

La Carta de intenciones, unas veces se presenta como una oferta sujeta a todo tipo de condiciones futuras y, otras, tiene por objeto establecer ciertos compromisos no vinculantes y otros acuerdos si obligatorios.

 

Funciones de la Carta de Intenciones
La Carta cumple una función básica, limitar los riesgos que se producirían en una negociación abierta y sin compromisos. También vincula a los actos futuros.

La buena fe
En la negociación que debe existir antes y después de la firma de una Carta de Intenciones se plasma en la firma de la misma, pues constituye una prueba inequívoca de que se está negociando. También es más explícita la obligación que contrae el posible vendedor con el potencial comprador en suministrarle determinada información. Así se refuerza la culpa hacia una de las partes si existiendo tratos preliminares o un acuerdo negociador se rompiera estos acuerdos o tratos.

Anticipa acuerdos
La firma de la Carta facilita el que puedan producirse consentimientos posteriores y sucesivos, ya sea del Consejo de Administración, de la autoridad pública de la Competencia, etc. La firma de la Carta da rigor y seriedad como para incurrir en los costes de conseguir dichos consentimientos.

Determinación del Contrato de Compraventa
La Carta es necesaria para que el proceso negociador tenga lugar y es en este proceso negociador, previa firma de la Carta, en la que se especifican los elementos definitorios del contrato de compra.

Necesario pactar no obligatoriedad
La fase inicial de una negociación, al no contar con una Carta de Intenciones puede poner a ambas partes a riesgos de “vincularse”, para evitarlo, en la Carta de Intenciones se pacta que estos riesgos no puedan traducirse en una obligación, mediante el “difuso” principio que establece negociar de buena fe.

Límites a la libertad negociadora, exposición de información y recursos en la negociación
El vendedor pone a disposición del comprador una información sensible que deseará que sea usada de una determinada manera y quede limitado su uso al objeto de la Carta de Intenciones.
El comprador al comprometer recursos económicos en la negociación y poniendo en valor la compañía o activos del vendedor condicionará mediante una cláusula de obligatoriedad temporal, concediéndole un período de negociación con exclusividad con objeto de que el vendedor no pueda buscar otras ofertas competidoras durante ese período.

Financiación
Los financiadores no están dispuestos a dotar de apalancamiento financiero a la compañía si no existe una Carta de intenciones firmada, que da rigor y seriedad al proceso de negociación, por parte del potencial comprador y posible vendedor.

 

En definitiva

La naturaleza de La Carta de intenciones no es un contrato, ni tampoco un precontrato, es un mero soporte documental de un conjunto de declaraciones por parte del comprador y del vendedor, limitando la libertad de negociación, la exposición a información sensible y condicionando mediante alguna cláusula de obligado cumplimiento (exclusividad temporal para negociar) también al vendedor.

WindCorp Translink is a Corporate Finance firm that provides financial services to both national and international companies either listed or in the midmarket segment.

©2019 WindCorp Translink. All rights reserved.

Head Office

Avda. Diagonal 453 bis, 1º
08036 Barcelona
Phone: (+34) 93 419 49 00
Fax: (+34) 93 439 91 24
Email: windcorp@windcorp.net